Los extraños horarios de un emprendedor

Los emprendedores no somos personas simples de comprender, pero sin dudas una de las caracteristicas que más llama la atención es nuestro “horario” de trabajo.

En la vida de las empresas distingo tres grandes áreas: a) Creación, b) Planificación, c) Ejecución . Sin lugar a dudas que los emprendedores son fundamentales para la primer y segunda área, pero tal vez, el tercer sector de ejecución sea el más dificil de desarrollar y se debe justamente a sus horarios.

Los emprendedores son empresarios que poseen una visión distinta al resto, que les permite desarrollar su propio camino y definir sus estrategias. El trabajo del emprededor es “crear” un camino donde no lo hay y pensar la mayor cantidad de herramientas para guiar a la empresa por un sendero exitoso.

Justamente esa creación, no se detiene nunca y constantemente los emprendedores estamos buscando y pensando alternativas para nuestros proyectos (existentes o futuros). Por este motivo, el emprendedor no tiene horarios preestablecidos, sino que como un artista posee momentos de inspiración y creación en horas o situaciones donde muchos ni pensarían en trabajo.

Durante toda mi etapa de emprendedor, me ha sido sumamente dificil poder adaptarme a un horario laboral normal, que coincida con el de la mayoría del equipo operativo. Mas alla de ser un poco perezoso lo admito, siempre me ha costado poder estar a las 9 de la mañana en la oficina. Por ello es fundamental más alla del proyecto en sí, poder reunir un grupo de trabajo en el cual poder confiar para la ejecución de los proyectos.

Cuando hablo de confiar, no me refiero a que no solo a que no divulguen información confidencial, sino a que sean capaces de desarrollar actividades como si uno ni siquiera estuviera en la oficina y posean independencia en su área de gestión. En mi caso, esto me ha llevado algún tiempo conseguirlo y recién ahora (luego de varios grupos en Buenos Aires y Montevideo) puedo decir que hemos logrado el equilibrio casi ideal.

El emprendedor no solamente tiene horarios “distintos”, sino que además por su vinculación con los proyectos (y al menos es mi caso), destina mucho tiempo para actividades que no son específicas del emprendimiento, pero lo ayudan a cristalizarse, como potenciales alianzas, viajes de negocios, presentaciones a inversores y por supuesto muchos reportes financieros y de RRHH.

Esto no es un detalle menor, ya que muchas veces las personas que participan en la empresa, no tienen claro cual es el verdadero rol del emprendedor en la misma y los horarios cambiados hacen pensar que es en realidad un jefe que solo exige y no cumple a la par. No me refiero a que un emprendedor deba dejar influenciarse por lo que opine el resto, sino lo importante es que el equipo conozca la verdadera responsabilidad para que entienda que su trabajo es en realidad mucho más continuo que el resto.

En mi caso, siempre pienso más tranquilo una vez que la mayoría de los empleados abandonaron la empresa y sobretodo por las noches. Es muy dificil poder irme de la oficina antes de las 21/21.30 o pensar en acostarme antes de la 1 o 2 de la mañana todos los dias, inclusive este horario se estira muy a menudo.

Según mi experiencia, el emprendedor debe sacrificarse y mucho en las etapas iniciales, para poder estar a la par de sus empleados. Una vez obtenido el punto de equilibrio, ya conocemos mucho mejor de quien nos rodeamos, pudiendo confiar y delegar tareas al equipo de trabajo. Además la “estabilidad” de recursos siempre nos permite pensar de una manera más amplia y ordenada, lo que hace más saludable al proyecto sí.

Un comentario en “Los extraños horarios de un emprendedor”

Los comentarios están cerrados.