La efímera sensación de un éxito

Los empresarios, inversores o emprendedores somos constantes generadores de oportunidades y tal vez sea este uno de nuestros principales defectos.

La planificación en las empresas es parte fundamental, pero sin importar la magnitud de las mismas, todas deben vivir también el ritmo del día a día y esta sensación llena a un empresario de vertigo.

Cumplir metas, llegar a los goals en ventas/ingresos, obtener galardones/reconocimientos son todos pasos importantes, pero todos ellos teñidos de un sabor de éxito muy efímero, justamente por nuestro constante deseo de ir por lo siguiente.

Muchas veces intente “disfrutar” grandes logros, intentar tomarme un tiempo para ellos, pero siempre he fracasado, siempre me interesa más lo que esta por venir.

Los emprendedores somos ansiosos y ese motor es el que nos guía. Pudo haber sido un día record en facturación o producción, pudimos haber tenido el mejor mes o trimestre en años, pero cuando el reloj marca las 00:00, comienza un nuevo día y los desafíos se renuevan automaticamente.

Muchos me preguntan sobre esta constante sensación, sinceramente no tengo mucho que recomendarles, sino decirle que la disfruten y la canalicen, utilizandola de la mejor manera para que sea generador de sus nuevas oportunidades.