iPhone, Android y Palm Pre

Luego de Adtech NY, decidí quedarme el fin de semana para descansar y aprovechar para interactuar con gadgets que diariamente no tengo acceso.

Una de los lanzamientos que más me tuvo ansioso en su momento fue el Palm Pre, pero que hasta ahora no había tenido oportunidad de probar. Lo primero que llamó mi atención fue encontrar pocos Sprint con disponibilidad de Palms en stock, es más, en NY visité tres sin éxito.

No fue hasta el aeropuerto de camino a Las Vegas que pude ver una, y no precisamente en un Sprint, sino en otro pasajero que compartía vuelo conmigo, y se la pedí. Estas cosas creo que sólo pasan en US, esta persona me prestó el móvil por casi 10 minutos en vuelo,  sin preocuparse de la información que podría llegar a verle.

Volviendo al teléfono, superó todas mis expectativas tanto de OS como estéticas. La terminal en sí es hermosa. Con un tamaño reducido y un teclado qwerty aprovechado al máximo (tal vez un poco más pequeño que el visual del iphone).

El WebOS que lleva la PalmPre funciona perfecto, las aplicaciones se ejecutaban sumamente ágiles y las animaciones del sistema parecen no consumir a tope sus recursos. Como estábamos en vuelo no pude probar la disponibilidad de aplicaciones en la tienda Palm, pero por las que tenía instaladas en su teléfono, pude ver que hay una buena cantidad disponible.

Finalmente una gran ventaja es también su precio. Tratando de empujar las ventas (que no fueron nada buenas en su comienzo), Sprint lanzó un plan de 70$ mensuales que incluye tarifa de datos, voz y sms ilimitados en todo US.

Otra de las terminales que probé fue el nuevo Motorola y HTC con Android 2.0. Sinceramente el OS me decepcionó, ya que lo esperaba más estético y, sobretodo, mucho más rápido.

Creo que Google con su OS va a sufrir el mismo defecto que Microsoft para ganar mercado, y este es que su sistema se adapte a cualquier teléfono, otorgando así demasiada ventaja a sus competidores y siendo el usuario el perjudicado.

¿A que me refiero con esto? Muy simple: tanto Palm como el iPhone OS, son sistemas desarrollados para sacar el máximo recurso de un hardware especifico pero, en cambio, Android debe adaptarse a los requisitos de numerosos operadores y distintos hardwares de terminales.

Esto mismo me sucedió con el Motorola DEXT, donde el Android, parecía sufrir demasiado al ejecutarse, tanto cuando lanzaba aplicaciones, como en las animaciones del sistema, que eran extremadamente forzadas.

No quiero ser injusto con uno de los OS para móviles que más va a crecer en los próximos años, pero para hacerlo y brindarle al usuario una experiencia respetable, creo que Google va a tener que ser muy estricto a la hora de analizar sobre qué teléfonos correrá su sistema operativo.